Patrimonio Natural del Valle del Llémena: El Zorro

 

 

 

Patrimonio Natural del Valle del Llémena: El Zorro

 

Los zorros, son mamíferos de la familia de los cánidos (como los perros) que pueden llegar a tener unas 27 especies repartidas  por casi todos los continentes.

 

Son unos animales salvajes preciosos de medida mediana , con una cola larga y peluda, unas orejas grandes y puntiagudas, y un pelaje que puede variar el color, dependiendo de la especie. Viven entre dos y tres años, aunque pueden llegar a conseguir los diez años, o incluso sobrepasar esta edad, si viven en cautividad.

Imatge

http://www.fotonatura.org/galerias/fotos/usr40924/13137497vo.jpg

 

Acostumbran a tener de dos a cinco cachorros, y de pequeños, no suelen tener el instinto del miedo, por lo que es frecuente que se acerquen a los humanos. De mayores, y con la lección aprendida, se habitúan a vivir solitarios en el bosque, moviéndose por la noche para comer, puesto que son animales nocturnos, alimentándose principalmente de pequeños animalitos (se encargan de regular los excedentes de las poblaciones de roedores, controlan un gran número de insectos y favorecen la dispersión de semillas), a pesar de que también comen fruta y bayas.

 

Es un animal que simboliza el ingenio, la astucia, la capacidad de adaptación, motivo por el cual es muy emblemático en Cataluña, siendo presente desde siempre en nuestra cultura de cuentos y leyendas.

 

El zorro que suele habitar nuestros bosques es el Zorro rojo, denominado así por su pelaje rojizo, a pesar de que tiene blanca la cola y la barriga. Ha sido un animal poco querido por los hombres, y a lo largo del tiempo, se le ha cazado de todos modos, a veces, con malas prácticas. Un poco como al lobo, hasta eliminarlo por completo de nuestro país.

 

Hoy en día, afortunadamente, esto ya no se puede hacer. Actualmente existe un control cinegético, o sea, regulado, con medios “legales”. Se sabe mucho más sobre las especies salvajes y su comportamiento, que no hay especies buenas o malas, sino que son todas necesarias y todas tienen una función en el bosque. Esto ha hecho minimizar relativamente su caza, respetándolo un poco más, pero no debemos olvidar ni permitir, la extinción de ninguna especie más.

Imatge

http://www.projectegeoparctrempmontsec.com/

 

Tenemos que procurar mantener su hábitat sano para salvaguardar la especie, no depredar los bosques en la tala (muy frecuente por desbrozamientos descontrolados por el comercio de leña) y frenar la contaminación de éstos, sea por la aplicación de fitosanitarios, como por la introducción de motores en los bosques (tractores, motos, totdo terrenos, quads...), puesto que la fauna salvaje es muy sensibles a estos cambios. No es sólo un beneficio para ellos, lo es también para nosotros, ya que mantener los ecosistemas vivos y sanos, dependerá nuestra vida, nuestra calidad de vida, y nos hace más humanos.

 

 

Tipus Patrimoni: